La pronunciada curva de aprendizaje sobre otra modalidad de interpretación

Espacio de trabajo

Como describimos en la entrada anterior sobre la virtualización de los eventos, el aislamiento social y obligatorio dispuesto como consecuencia de la pandemia desatada por la COVID-19 ha forzado a los intérpretes de conferencias a replantear su modalidad de trabajo.

Algunos ya prestábamos servicios de interpretación simultánea o consecutiva a distancia, en línea, con las AIIC: Directrices para la interpretación a distancia (Versión 1.0), las Recomendaciones de la Fuerza de Trabajo de AIIC sobre Interpretación Remota y la ISO/PAS 24019:2020 Simultaneous interpreting delivery platforms — Requirements and recommendations (Plataformas de Interpretación Simultánea-Requisitos y Recomendaciones).

En cuanto a mi experiencia, desde principios de 2019, he provisto servicios de interpretación remota desde un entorno controlado con las siguientes características:

  • Conexión a Internet dedicada por cable. Esto es muy importante dado que la conexión wifi es más inestable.
  • Sala privada con adecuada insonorización.
  • Interfaces de interpretación según la norma ISO 20109:2016 Anexo B.1.
  • Auriculares conectados por USB a la computadora.
  • Tres computadoras con procesador de última generación y memoria suficiente para ejecutar el software de trabajo.
  • Software de protección de datos instalado en las computadoras de trabajo.
  • Monitor auxiliar de pared.
  • Banco de electricidad por posibles cortes de energía.
  • Asistencia de personal técnico en el lugar.

Aparte de lo enumerado, lo más importante para garantizar el éxito del trabajo era que los intérpretes se encontraban ubicados en la misma sala, sin importar el modo de interpretación (simultánea o consecutiva). En cualquiera de los casos, la tarea se desarrollaba de acuerdo con la norma IRAM 13612 «Requisitos y recomendaciones para la provisión de servicios de interpretación de lenguas» (2018).

El escenario descripto no era el ideal, dado que era preferible contar con una cabina y con las consolas tradicionales. De todas maneras, si se lo consideraba con una mirada benévola, no distaba mucho del escenario ideal.

La interpretación y la cuarentena

Ahora bien, la aplicación de los protocolos de distanciamiento social y la imposibilidad de movilizarse nos han obligado a reconvertirnos rápidamente.  En consecuencia, el hub debió migrar a un estudio casero con todo lo que ello implica.

Pensando en aquellos intérpretes que deben trabajar en estas circunstancias, a continuación, se detallan algunas recomendaciones que he aplicado en mi caso tanto para interpretación remota como para capacitación en línea de intérpretes no docentes:

  1. El espacio

Es fundamental cuidar el espacio de trabajo. Por esa razón, conviene disponer de un lugar en la casa con la debida aislación de sonido, con el teléfono de línea y celular en modo silencioso, con adecuada ventilación e iluminación (por ejemplo, para que no refleje la iluminación en la pantalla, es mejor colocarse mirando hacia la ventana con luz natural o colocar una lámpara detrás de la computadora).  Es importante para preservar la imagen profesional eliminar todo el desorden detrás de su asiento.

Siempre es fundamental tener una luz de emergencia al alcance de la mano.

  1. La conexión

La conexión es fundamental, por eso, conviene contar con una línea dedicada de Internet con, al menos, 100 Megas (2 Mbps de descarga, 1,5 Mbps de carga; óptimo 5 Mbps de descarga, 2,5 Mbps de carga). Lo ideal es contar con dos servicios de Internet para evitar cualquier contingencia: una conexión principal de Internet por cable (a través de un cable LAN/Ethernet al router) y una conexión secundaria separada de la conexión primaria. Esta puede ser alámbrica o inalámbrica según las posibilidades del intérprete.

Si bien no siempre es posible, es importante limitar el uso de las conexiones a Internet mientras se está trabajando. El uso simultáneo de otros miembros de la familia puede entorpecer o ralentizar nuestra conexión y, en consecuencia, puede perjudicarnos en nuestro trabajo.

  1. Los equipos básicos

Como mínimo, es necesario contar con una computadora de escritorio o portátil. Aunque no siempre es posible, se recomienda contar con un monitor de escritorio adicional. Por eso, muchos profesionales utilizan una computadora de escritorio y una notebook para suplir este segundo monitor, además de usarla como dispositivo auxiliar conectado a 4G.

Para evitar los problemas de sonido, como los acoples, las reverberaciones o cualquier tipo de distractor, es recomendable el uso de auriculares conexión USB que cuenten con cancelación de sonido circundante para asegurarnos un verdadero aislamiento respecto del entorno en el momento de trabajar.

Lo ideal es trabajar con auriculares con micrófono incorporado y silenciar manualmente el micrófono de la computadora o de la cámara. No conviene utilizar los altavoces o los micrófonos de las computadoras porque la calidad del sonido suele ser mala y, en muchos casos, se captan sonidos ambientales que pueden ser contraproducentes para nuestra imagen profesional.


Los desafíos no solo son de orden lingüístico, sino que, en este último tiempo nos hemos visto interpelados desde todas facetas de la situación comunicativa: desde las cuestiones de seguridad informática hasta las nociones básicas de acústica para elegir nuestro mejor lugar de trabajo. Hemos tenido que investigar sobre las características de las plataformas para poder elegir aquellas más seguras no solo respecto de su estabilidad, sino respecto de los riesgos de que ciertas reuniones muy privadas quedaran expuestas en la red. En suman, nos hemos convertido también en asesores tecnológicos para nuestros clientes.

Sabemos que estamos viviendo tiempos difíciles y que no siempre resulta agradable adaptarse mediante recursos caseros para llevar a cabo una tarea profesional que, de por sí, conlleva una gran presión en el momento de interpretar. Por esta razón, dejé para lo último la recomendación más importante: debemos conservar una actitud positiva y pensar esta situación crítica como un desafío, y, de esa manera, transmitir el aplomo adecuado que caracteriza la imagen de un verdadero profesional, que asume el trabajo con la misma responsabilidad de siempre, aunque, por cuestiones excepcionales, lo lleve a cabo en el living de su casa.

Enlaces útiles

AIIC: Directrices para la interpretación a distancia (Versión 1.0)

AIIC Covid-19 Distance Interpreting Recommendations for Institutions and DI Hubs

AIIC best practices for interpreters during the Covid-19 crisis

De cara a la Interpretación en el siglo XXI

De cara a la Interpretación en el siglo XXI

La región América del Sur de la Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencia (AIIC) y la Comisión de Interpretación del Colegio de Traductores Públicos invitan a la charla que dará Patricia Arizu en el Colegio.

Organizado por la Comisión de Interpretación del CTPCBA.

Interpretar en organismos internacionales y en conferencias de alto nivel de exposición implica contar con características especiales por parte de los intérpretes. En esta oportunidad, Patricia Arizu nos brindará detalles sobre la prestación de servicios de interpretación —por ejemplo, los servicios ofrecidos por el Departamento de Estado de los Estados Unidos—.

Los temas que abordará en esta charla son: la competitividad de cara al futuro, la importancia de las asociaciones profesionales como garantía de calidad, la formación del intérprete y las combinaciones lingüísticas requeridas, la confidencialidad y ética profesional, y también la organización de equipos multilingües. A su vez, ahondará en el desarrollo actual de la profesión y en los aspectos de marketing de los servicios profesionales.

Fecha y horario: Martes 18 de febrero, de 18:30 a 20:30
Lugar: salón auditorio Tsugimaru Tanoue (Avda. Corrientes 1834, piso 1, CABA)

Inscripción: en línea, en http://www.traductores.org.ar/cursos/presenciales, o personalmente, en la sede de Avda. Corrientes 1834 (CABA).

La Voz del Intérprete‬

La voz del intérprete‬

Interpretar es una tarea compleja que requiere de muchas competencias. Es importante conocer los idiomas y las culturas que se conectan, pero también es fundamental saber reflejar en la voz lo dicho a través de las palabras.

Para adquirir o mejorar estas competencias, en el Colegio de Traductores Públicos de la Ciudad de Buenos Aires tuvimos el honor de contar con la presencia de la Intérprete Patricia Arizu, quien desarrolló el siguiente temario en una jornada muy interactiva: 

  • La interpretación desde sus orígenes frente a los retos del siglo XXI
  • El intérprete como orador
  • Traducción simultánea y consecutiva
  • La conexión entre interpretación y teatro:
    • La acción física (Stanislavski)
    • El mundo externo (Mamet)
    • Los círculos de la atención (Rodenburg)
    • Ejercicios físicos de precalentamiento para el trabajo de interpretación
    • Cómo encontramos nuestra voz
    • Técnicas físicas y mentales para sobrellevar los retos del orador público

Durante casi dos horas, Patsy nos guió por un camino de ejemplos, ejercicios y conexiones con la labor actoral.

He aquí algunas de las conclusiones extraídas de su magistral presentación:

  • De los recursos que utiliza el intérprete, la voz el único que nos permitirá siempre diferenciarnos de las máquinas y motores de traducción oral.
  • La voz requiere tanta preparación y entrenamiento como las destrezas inherentes a la interpretación.
  • Nuestra voz es lo único que le permite a los participantes entender lo que se está diciendo.
  • La entonación y el énfasis permiten transmitir no solo palabras y contenido sino las emociones y el metalenguaje.
  • Cuando se formula un enunciado claro, un pensamiento se libera.

La sesión terminó con varios ejercicios corporales y de producción vocal que deben realizarse toda vez que uno ingresa a una cabina. En resumen, fue delicioso escuchar la VOZ de Patsy durante dos horas.


Patricia Arizu (A-EN, ES, C-FR) fue Directora del Servicio de Interpretación del Departamento de Estado de los Estados Unidos hasta el año 2014. En ese cargo, debió supervisar a los intérpretes de planta y evaluar a los supernumerarios contratados para trabajar en la Casa Blanca y en otros organismos dependientes del Poder Ejecutivo en más de ochenta idiomas. Fue uno de los primeros miembros de HINTS (Heads of Interpreting Services). Lleva más de cuarenta años de trayectoria como intérprete. Fue miembro fundadora del Asociación de Intérpretes de Conferencias de la Argentina (ADICA).

Como actriz, se dedica ahora al teatro en Nueva York y Londres. Trabaja, además, como consultora en temas relativos a la interpretación, al uso de la voz y a las técnicas de presentación. 

Formación de Formadores de Intérpretes de Español

Formación de Formadores de Intérpretes de Español

Del 14 al 18 de enero de 2019, tuve el honor de participar del Primer Curso para Formadores de Intérpretes de Español organizado por la Dirección General de Interpretación de la Unión Europea (SCIC) en la sede del Centro de Conferencias Albert Borchette (CCAB).  Fui invitada como Directora del Posgrado sobre Interpretación que se abre este año en la Universidad Católica de Salta.

La capacitación se extendió durante cinco días de intenso trabajo. Con especialistas en la formación de intérpretes para la Unión Europea, recorrimos el camino pedagógico recomendable para todo programa de formación de intérpretes: desde la selección de los candidatos ideales hasta el examen final.

Los contenidos que se presentaron fueron de gran riqueza, y, en esta nota, se desarrollan los temas clave sobre los que se articuló este curso: el perfil de los futuros intérpretes, la progresión pedagógica, la preparación de los discursos, la organización de los contenidos de las clases, las formas de capitalizar las evaluaciones en devoluciones positivas y los recursos informáticos que aceleran la tarea de interpretar.

Candidatos

La tarea de un intérprete exige asumir grandes responsabilidades. Una interpretación deficiente puede conducir al desprestigio del orador o de la institución que lo respalda, al fracaso de un negocio, incluso, a un conflicto internacional. Por esa razón, es fundamental contar con intérpretes que tengan determinadas condiciones para desempeñar su profesión.

Respecto de los exámenes de admisión, se analizaron las opciones más adecuadas para valorar las cualidades que se espera de cualquier potencial intérprete: capacidad de concentración, rapidez de reacción, capacidad de análisis y síntesis, amor por los idiomas, curiosidad intelectual, resistencia a la presión, prudencia, conocer cuál es su lugar en todo momento, trabajo en equipo, comunicación y madurez intelectual.

Para algunos especialistas, el intérprete debe cultivar y emplear cuatro competencias: lingüísticas, pragmáticas, enciclopédicas y estratégicas. Se entiende por la competencia lingüística el conocimiento especializado de las reglas gramaticales con enfoque normativo, las cuales abarcan la fonemática, morfología y sintaxis de la lengua. Sobre la competencia enciclopédica, se puede decir que, en la medida en que el conocimiento previo sobre el tema de la disertación que se interpreta sea mayor, es más fácil de traducir y detectar aquello que se da por sentado mediante procesos de inferencia. La competencia pragmática permite comprender funcionalmente lo que ocurre cuando un orador se expresa ante un público y, por lo tanto, le brinda al intérprete la posibilidad de reflexionar sobre la pertinencia de determinadas formas. Finalmente, la competencia estratégica, donde se incluyen capacidades concretas, verbales y no verbales, para superar obstáculos, como las deficiencias sistemáticas de los hablantes, o para reforzar la eficacia comunicativa.

Por esta razón, en este Primer Curso para Formadores de Intérpretes de Español, se analizaron los medios para valorar dichas cualidades y competencias en los futuros intérpretes. Se describieron las siguientes estrategias de evaluación:

a) EXAMEN ESCRITO

  • Examen tipo test para mediar la cultura general.
  • Composición en los idiomas de trabajo.
  • Comprensión auditiva por cuestionario.
  • Examen de idiomas.
  • Traducción a primera vista a la lengua A y B (sobre un texto corto de actualidad).

b) ENTREVISTA ORAL

  • Entrevista para evaluar expresión al español y al inglés, o a los demás idiomas de trabajo.
  • Preparación de un discurso sobre un tema de actualidad.
  • Presentación de un resumen detallado sobre lo que se escuchó de un discurso en sus lenguas de trabajo.

Progresión pedagógica

Como los conocimientos se adquieren de manera paulatina y constante, uno de los factores más importantes en la formación de un intérprete es la progresión temática sobre la cual se construye la currícula. Siempre es conveniente partir de los procesos más simples de realizar y culminar con la integración de todos los métodos en una evaluación final.

Siguiendo este principio, concluimos que era de vital importancia seguir la siguiente progresión pedagógica al configurar un programa de capacitación de intérpretes:

Formación de Formadores de Intérpretes de Español

Entre las posibilidades estratégicas para lograr que se capitalice el conocimiento de manera efectiva, es recomendable establecer semanas temáticas para abordar diferentes campos de conocimiento. La práctica es lo fundamental: repetir, repetir, repetir. Hay que fijar objetivos, es decir, tener claro qué queremos conseguir con cada módulo, de acuerdo con el tiempo de traducción disponible —con memoria, consecutiva, simultánea, etc.—. Tiene que haber un coordinador general para poder hacer un seguimiento de cada alumno. Saber elegir los discursos es esencial.

Preparación de discursos

Un discurso bien articulado permite percibir el conocimiento del participantes sobre los idiomas de partida y de llegada, la capacidad de síntesis y de análisis, la cultura general (historia, tecnología, agricultura), las habilidades comunicativas (la entonación, la selección léxica, la arquitectura de las oraciones traducidas, etc.).

De acuerdo con la intención del orador, el discurso se puede articular de diferentes maneras. Las más sencillas son las que introducen a la audiencia en un tema, desarrollan algún aspecto sobre ello y luego proponen un punto de vista en forma de conclusión. Pero también pueden construirse sobre la base del método socrático, con una introducción, una tesis, una antítesis y una conclusión; o focalizarse en la oposición, con una introducción, un primer argumento, con su correspondiente contraargumento, al que se le opone un segundo argumento con su contraargumento, y así, se puede extender el juego de contrastes hasta llegar a una conclusión satisfactoria.

Un ejercicio muy efectivo para practicar con los futuros intérpretes es exponer un texto y que, entre todos, identifiquen el modelo al cual responde y las estrategias discursivas mediante las cuales se compuso. En este sentido se sugirieron actividades en las que los estudiantes deban construir o transformar la estructura del texto de acuerdo con los modelos citados. Otro ejercicio posible es tomar un artículo de especialidad, elegir un esquema y convertirlo en material para una interpretación consecutiva y simultánea.

Un paso fundamental en el aprendizaje de la profesión es desarrollar habilidades en la oralización, esto es, transformar los textos que se manifiestan por escrito en discursos dichos por un orador.

Para este propósito, los futuros intérpretes deben contar con un bagaje de conocimientos lingüísticos necesarios para comprender siglas, acrónimos y otros signos que designan cifras, y expandir el léxico en términos de un registro más técnico. Por ejemplo, es necesario ejercitar el reconocimiento de expresiones como «PBI per cápita ajustado por poder adquisitivo», leer cifras, nombres propios, citar textos, etc. También se pueden desarrollar ejercicios sobre la base de un torbellino de ideas con enumeraciones no exhaustivas o cifras centradas en un orden de magnitud.

Organización de una sesión pedagógica

Desde el punto de vista del docente, es clave el uso de una bitácora o de algún tipo de registro donde el alumno pueda ver la planificación, pero también que sirva para registrar el desempeño clase por clase. Así, se logrará detectar cuáles son los problemas recurrentes y, a la vez, analizar resultados de las dinámicas planteadas en cada curso. Además, permite proponerse objetivos para la próxima sesión y tomar conciencia de los avances obtenidos.

Un recurso útil para medir el progreso pedagógico son las tutorías periódicas con los alumnos. Si bien puede variar según la complejidad de los contenidos, se recomienda una frecuencia de dos meses.

Otro recurso útil que facilita el seguimiento del docente son los formularios de desempeño sobre la forma y el contenido, donde se puede registrar si la interpretación fue fiel al original, si se desarrolló de manera completa, si se omitieron partes, si se llevó a cabo de manera adecuada, si se interpretó el texto de la manera correcta y tantos otros detalles más.

Devolución positiva

Un aspecto descuidado, por lo general, en la docencia es el de las devoluciones. Esto es, cuando un alumno es evaluado o desarrolla una tarea, es importante que el docente explique cuáles fueron las fortalezas y las debilidades en el desempeño. Esta devolución debe estar de acuerdo con los objetivos expuestos antes de comenzar la interpretación.

Sobre la base de lo dicho, el alumno puede comprender el diagnóstico y reconocer aquello en lo que ha fallado. Dicho de otro modo, diagnosticar la carencia es parte del aprendizaje, sobre todo, si se recomienda cómo superar la dificultad.

Los ejercicios propios del juego dramático pueden ser grandes herramientas de autodiagnóstico, pues, trabajar con un espejo para ver los gestos paralingüísticos que hace el intérprete mientras desarrolla su actividad permite adecuar los movimientos según la situación comunicativa; los ejercicios de role playing permiten, desde la interacción entre compañeros, practicar distintas formas de interpretar y tomar conciencia del grado de exposición ante el público que tiene un intérprete.

Recursos

Paralelamente a las habilidades que se han mencionado, el futuro intérprete debe aprender a utilizar las herramientas informáticas que potencian su trabajo diario.

Por esta razón, es importante dedicar alguna sesión de capacitación a explorar los recursos disponibles en la web como ORCIT o SCICTRAIN y The Speech Repository.

Como se dijo, estos fueron algunos de los temas que se desarrollaron, una pequeña parte de todo lo compartido. Durante los próximos meses ahondaré en las diferentes técnicas por separado porque mucho se ha discutido sobre las dinámicas y las estrategias didácticas, pero, cuando se trata de profesiones como la del intérprete, donde muchas competencias se ponen en juego a la vez, es fundamental profundizar en estos temas.